CONOCE A MAYA

Maya Wiley se ha pasado toda su vida  superando traumas y luchando por nuestras comunidades y contra el racismo estructural. A pesar de perder a su padre, que era un líder de derechos civiles a la edad de 9 años, siguió su camino para superar los retos de ser una estudiante negra en Dartmouth College y en Columbia Law School. Su vida y sus experiencias le llevaron a convertirse en abogada de derechos civiles. Tras graduarse, Maya trabajó para el NAACP donde luchó por proteger una maternidad en Harlem. Con intención de ayudar a la sociedad, Maya fundó una organización sin ánimo de lucro y se paso los siguientes doce años combatiendo el racismo, y posteriormente prestando asesoramiento al alcalde. En los cinco años que pasaron desde que dimitió de la administración de de Blasio, ha impartido clases en The New Schol y ha exigido la responsabilidad de los oficiales del NYPD como presidenta voluntaria del Civilian Complaint Review Board. Ahora vive en Brooklyn con su pareja, Harlan, y sus dos hijas.

Maya es experta en el gobierno de la ciudad y en el impulso del cambio democrático. Como asesora del alcalde, actuó en materia de derechos civiles y de los inmigrantes, de contratos de empresas dirigidas por mujeres y por grupos minoritarios, de acceso universal a banda ancha y en otros asuntos para la ciudad de Nueva York. En los cinco años que pasaron desde que dimitió de la administración de de Blasio, ha exigido la responsabilidad de la policía como presidenta del Civilian Complaint Review Board, y ha trabajado para mejorar la educación pública como copresidenta de la School Diversity Task Force. En New School, donde trabajó como profesora universitaria, fundó el Digital Equity Laboratory sobre la banda ancha universal e inclusiva.

Maya es una veterana tanto del Legal Defense and Education Fund de NAACP y de ACLU, y fue analista legal para NBC News y MSNBC – donde se proclamó en contra de los ataques de Trump contra nuestras libertades civiles y normas democráticas – y fue la fundadora y la presidenta del Center for Social Inclusion. Maya también fue asesora superior en Race and Poverty en Open Society Foundations, la entidad de financiación de trabajos sobre derechos humanos más importante del mundo.

Maya Wiley se compromete a conseguir una ciudad de Nueva York en la que todo neoyorquino pueda permitirse vivir con dignidad, este es el motivo por el que se presenta a alcaldesa. Maya luchará por los neoyorquinos de todas las razas, religiones, clases y tipos; no importa quiénes seamos o cómo nos veamos, podemos encontrar un hogar aquí. Su visión es la de una ciudad de Nueva York que resurja de las cenizas de dos pandemias gemelas – el coronavirus y el racismo sistémico que niega las oportunidades de la gente de color. Nueva York debe resurgir unida; por encima del odio, pasando del desempleo a la dignidad, de la indigencia a la esperanza y superar esta crisis de asequibilidad para lograr una comunidad que pueda sostenernos a todos.

Esto está a nuestro alcance, pero requiere un liderazgo firme que confronte sin miedo las realidades a las que se enfrentan los neoyorquinos. Un liderazgo que reúna todos los recursos del gobierno para hacer historia, y no simples tratos, y que vaya más allá de los habituales retoques gubernamentales para lograr un progreso verdaderamente transformador. Los neoyorquinos no pueden permitirse una política de menor resistencia y merecen un liderazgo que marque el camino hacia la prosperidad compartida – para convertirse en una sola ciudad que resurja de las cenizas hacia un futuro que construyamos y vivamos juntos.