EL PLAN DE MAYA PARA REVITALIZAR LAS COMUNIDADES LATINAS E HISPÁNICAS

A lo largo de la historia de nuestra ciudad, los neoyorquinos latinos han sido una pieza clave a la hora de construir nuestra economía, nuestra infraestructura, nuestras comunidades y nuestra cultura. La pandemia del COVID-19 ha impactado a todos y cada uno de los neoyorquinos, pero la crisis sanitaria – y la consiguiente crisis económica – ha impactado especialmente a los neoyorquinos latinos. Desde Corona, Queens, hasta South Bronx, las comunidades latinas de Nueva York han sido vapuleadas por la pandemia a raíz de la pérdida de puestos de trabajo y la falta de apoyo y de recursos del gobierno de la ciudad, mientras que muchos trabajadores latinos proporcionaban servicios esenciales para hacer que nuestra ciudad siguiera funcionando en plena crisis sanitaria.

Maya Wiley se compromete en asegurarse de que las opiniones de los latinos se tienen en cuenta. También se compromete a revitalizar y apoyar a las comunidades latinas, a asegurar una mejor educación pública, unos mejores recursos sanitarios, más oportunidades de trabajo y un mejor acceso a unos servicios sociales mejorados. Está comprometida a proteger y a apoyar a los neoyorquinos inmigrantes, sin importar su estatus, y en asegurarse de que la ciudad de Nueva York se convierte en una ciudad más segura, inclusiva e igualitaria para vivir. 

Reformar nuestro sistema policial y devolviendo al ‘’Público’’ a la Seguridad Pública: Desde el comienzo de la pandemia, hemos visto un aumento en los casos de violencia con armas y de crímenes violentos, particularmente en las comunidades de color. Al mismo tiempo, también hemos sufrido casos de abuso y maltrato policial a gente de color, especialmente de origen latino, a manos del NYPD. Es hora de replantearse el presupuesto del NYPD, redefinir el sistema policial de la ciudad y poner a nuestras comunidades en el punto de mira de nuestro sistema de seguridad pública. El Plan de Maya para crear comunidades seguras y transformar el sistema policial:

  • Invierte en nuestras comunidades, recortando al menos mil millones de dólares del presupuesto del NYPD para financiar soluciones alternativas al sistema policial.
  • Protege los derechos civiles y humanos de los inmigrantes, eliminando la acción del NYPD en materia de aplicación de la ley de inmigración, especialmente a la hora de compartir información sobre inmigrantes no autorizados con ICE después de las detenciones no violentas.
  • Coloca a la comunidad en el núcleo de la seguridad pública, expandiendo sus modelos de interrupción de la violencia basados en la comunidad y fortaleciendo la participación de las comunidades con la policía para generar confianza y crear un sentimiento de responsabilidad compartida entre el NYPD y las comunidades a las que este sirve.

Apoyar a los neoyorquinos inmigrantes y reafirmar nuestra ciudad santuario: La ciudad de Nueva York es y siempre será una ciudad de inmigrantes. Nuestra economía, nuestra mano de obra, nuestra cultura y nuestros valores como ciudad siempre han sido definidos por los millones de personas que han venido aquí a encontrar un hogar y a crear una vida mejor para ellos y sus familias. Para reafirmar esos valores y asegurarse de que la ciudad de Nueva York sigue siendo un hogar vibrante y seguro para todos los inmigrantes, el plan de Maya:

  • Acaba con las políticas policiales discriminatorias que tienen como objetivo a los neoyorquinos de negros e inmigrantes y alimentan la máquina de deportación del ICE a través del acosos y la detención de inmigrantes no violentos sin documentación.
  • Aumenta el presupuesto de Action NYC para proporcionar más fondos a las organizaciones sin ánimo de lucro que ofrecen servicios legales a los inmigrantes, acabando con el bloqueo de los tribunales de inmigración y dándoles a los inmigrantes de neoyorquinos el apoyo y la representación que se merecen.

Proporcionar servicios sociales accesibles a los neoyorquinos latinos: Los neoyorquinos latinos deben disponer de acceso fácil a los programas y servicios que les son necesarios para prosperar, y esos servicios deben ser prestados en su lengua materna – desde servicios educativos y sanitarios hasta servicios de representación legal. El plan de Maya:

  • Aumenta de forma drástica los fondos para servicios de idiomas, para que todas las comunidades de inmigrantes dispongan de acceso a los servicios de la ciudad.
  • Modifica y amplía la Local Law 30 para incluir recursos y sitios web online, para que los hablantes de idiomas extranjeros dispongan de un mejor acceso a servicios importantes, como las citas para las vacunas contra el COVID, las directrices de seguridad para la reapertura de negocios pequeños y la obtención de información sobre programas de ayuda al alquiler para nuestros residentes más vulnerables económicamente. 
  • Reforma el sistema de cuidados de la ciudad con su programa de cuidados universal para la comunidad, que invierte en Centros de Atención Comunitaria en los cinco distritos, proporciona una cantidad de entre 5,000 y 100,000 dólares anuales a familias con necesidades y mejora los sueldos, los beneficios y las protecciones de los cuidadores de toda la ciudad, de los cuales, la gran mayoría son mujeres latinas o de color.

Crear un sistema escolar justo y vibrante que sirva a todos los niños de Nueva York: La educación es la clave de las oportunidades. Ahora mismo, nuestros colegios públicos sufren de escasez de fondos y no están proporcionando los servicios que las comunidades menos favorecidas necesitan, especialmente a las comunidades de color y latinas. Debemos reinvertir en la educación pública, proporcionando servicios de idiomas esenciales y mejorando la tasa de graduación de los estudiantes latinos y los estudiantes ELL. El plan de Maya para un sistema escolar justo y vibrante:

  • Eleva las opiniones de los padres y de los estudiantes con un papel activo en la toma de decisiones, regenerando la confianza que se perdió durante la pandemia y durante un año de aprendizaje a distancia, especialmente entre las comunidades latinas.
  • Invierte 250 millones de dólares para contratar a 2,500 nuevos profesores, disminuyendo el tamaño de las clases y centrándose en proporcionar a cada alumno la atención y el apoyo que necesitan.
  • Se compromete a dar prioridad a las necesidades específicas de los estudiantes multilingües (MLLs) en nuestra ciudad a los que se les haya denegado la prestación de los servicios y protecciones legalmente establecidas a causa de la mala gestión del DOE.
  • Retira a los oficiales de seguridad escolares del NYPD de nuestros colegios públicos y se centra en proporcionar entornos seguros y favorables en los que todos los estudiantes puedan crecer y aprender. 

Garantizar las prestaciones sanitarias y el seguro de salud a cada neoyorquino, sin importar sus ingresos o su estado de inmigración. Todo neoyorquino, sin importar su estatus, merece un acceso a un sistema sanitario asequible y de calidad. En la actualidad, 750,000 neoyorquinos no tienen seguro de salud. Y –para aquellos que lo tienen- los costes de los seguros de salud son uno de los tres mayores gastos para los ciudadanos. Los neoyorquinos inmigrantes, especialmente aquellos que no tienen documentación, son uno de los grupos menos asegurados y con peores seguros de la ciudad- en un momento en el que la gente no puede escatimar en su seguro de salud. El plan sanitario de Maya para cubrir a todos los neoyorquinos:

  • Adapta los modelos sanitarios, como el programa NYC Care, que garantiza servicios de bajo coste y sin coste a los neoyorquinos que no cumplen los requisitos de los seguros sanitarios, y crea un programa de seguros de salud más completo y rentable al que los neoyorquinos sin seguros pueden acceder, incluyendo aquellos que no tienen documentación.   
  • Reforma el sistema sanitario de la ciudad a través del programa de atención sanitaria universal, que mejorará el acceso a los servicios de cuidados en nuestra ciudad, invirtiendo en Centros de Atención Comunitaria en los cinco distritos y proporcionado una cantidad de entre 5,000 y 100,000 dólares anuales a familias con necesidades y mejorando los sueldos, los beneficios y las protecciones de los cuidadores de toda la ciudad, de los cuales, la gran mayoría son mujeres latinas o de color.

Establecer un sistema de cuidados universal para la comunidad: El año pasado ha puesto de relieve lo importante que es el trabajo de los cuidadores en nuestra ciudad. Es el momento de reconocer que el trabajo de los cuidadores es un trabajo REAL y que merece el mismo nivel de salario, protecciones y respeto que cualquier otra profesión. Los neoyorquinos inmigrantes –especialmente mujeres- son fundamentales para la economía del sector de los cuidados y deben ser tenidos en cuenta mientras nos recuperamos de la pandemia. El plan de cuidados universal para la comunidad de Maya: 

  • Construye Centros de Atención Comunitaria en los cinco distritos; centros comunitarios multiservicios que disponen de programas comunitarios convencionales de atención sanitaria, programas de trabajo y de formación, actividades para personas mayores, niños y adolescentes en colegios, asesoramiento, servicios sociales y actividades culturales.
  • Otorga subvenciones de entre 5,000 y 100,000 dólares a las familias más necesitadas de Nueva York, proporcionando el apoyo financiero necesario para aquellos que cuidan de sus hijos o de sus padres y abuelos ancianos y sacando a miles de niños de la ciudad de Nueva York de la pobreza.
  • Concede más autoridad para hacer cumplir la ley a la División de Asuntos Remunerados del Departamento de Asuntos del Consumidor de la ciudad de Nueva York para asegurarse de que los cuidadores de toda la ciudad reciben el sueldo, los beneficios y las protecciones que se merecen.

Garantizar las prestaciones sanitarias y el seguro de salud a cada neoyorquino, sin importar sus ingresos o su estado de inmigración. Todo neoyorquino, sin importar su estatus, merece un acceso a un sistema sanitario asequible y de calidad. En la actualidad, 750,000 neoyorquinos no tienen seguro de salud. Y –para aquellos que lo tienen- los costes de seguros de salud son uno de los tres mayores gastos para los ciudadanos. Los neoyorquinos inmigrantes, especialmente aquellos que no tienen documentación, son uno de los grupos menos asegurados y con peores seguros de la ciudad- en un momento en el que la gente no puede escatimar en su seguro de salud. El plan sanitario de Maya para cubrir a todos los neyorquinos:

  • Adapta los modelos sanitarios, como el programa NYC Care, que garantiza servicios de bajo coste y sin coste a los neoyorquinos que no cumplen los requisitos de los seguros sanitarios, y crea un programa de seguros de salud más completo y rentable al que los neoyorquinos sin seguros pueden acceder, incluyendo aquellos que no tienen documentación.   

Asegurar una recuperación económica fuerte e igualitaria para TODOS los neoyorquinos: Las repercusiones económicas de la pandemia del COVID-19 nos han afectado a todos, pero los trabajadores y los dueños de pequeños negocios de origen latino se han visto especialmente perjudicados. Casi uno de cada seis puestos de trabajo perdidos durante el COVID estaba ocupado por un trabajador sin documentación, y el 54% de los puestos de trabajo perdidos durante la pandemia estaban ocupados por trabajadores extranjeros. Para que nuestra ciudad se recupere, esta recuperación no puede dejar a nadie atrás. El plan económico de Maya, Nuevo trato Nueva York:

  • Realiza una inversión de diez mil millones de dólares para dar un impulso a la economía de nuestra ciudad, devolviendo el trabajo a los residentes e invirtiendo en el futuro de nuestras comunidades.
  • Simplifica los gastos de desarrollo de mano de obra para asegurarse de que estos nuevos puestos de trabajo van para los neoyorquinos que más los necesitan. 
  • Da prioridad en materia de contratación a las empresas pequeñas de origen local para popiedad de minorías para apoyar el cumplimiento de objetivos agresivos, incluyendo empresas industriales y manufactureras. Las personas de color representan el 81% de la mano de obra industrial y manufacturera de la ciudad de Nueva York.

Acabar con los desahucios y garantizar la justicia en material de vivienda: La pandemia puso de relieve lo que los neoyorquinos sabían que era cierto desde hace mucho tiempo: estamos en una crisis de asequibilidad. Demasiados neoyorquinos –especialmente de origen latino- tienen dificultades para pagar el alquiler, y cerca de 400,000 familias se encuentran al borde del desahucio ahora mismo. A los neoyorquinos latinos les ha tocado vivir la peor parte de la crisis sanitaria y en materia de vivienda provocada por la pandemia. El 32% de nuestra población indigente son neoyorquinos latinos y las tasas de indigencia están creciendo entre las comunidades de la clase obrera inmigrante. El plan de Maya para acabar con los desahucios y mantener a las familias en sus hogares:

  • Lucha por una auténtica moratoria del desahucio hasta hayamos superado la pandemia y la crisis económica.
  • Crea un ambicioso programa de desgravación fiscal y de alquileres para pequeños propietarios y propietarios sin ánimo de lucro, invirtiendo los fondos de origen estatal directamente en un programa de desgravación de alquileres para mantener a la gente en sus hogares.
  • Invierte dos mil millones de dólares para reparar y reinvertir en NYCHA como nuestra fuente más fiable en materia de vivienda para todos.

Reabrir y reinvertir en las instituciones artísticas y culturales de nuestra ciudad: La pandemia ha afectado gravemente a nuestros sectores turísticos, artísticos y culturales, siempre vibrantes e importantes, más que a cualquier otra industria, dejando a miles de artistas y creadores sin trabajo durante más de un año. Los artistas latinos y de color –que históricamente han sido marginalizados y abandonados por las instituciones de nuestra ciudad, predominantemente blancas- se han llevado la peor parte. Para reabrir y recuperar nuestra ciudad, debemos apoyar a los artistas de color y reconstruir un sector artístico de la ciudad de Nueva York más robusto e igualitario. El plan de Maya para revivir el turismo, el arte y la cultura:

  • Invierte 100 millones de dólares en un programa de recuperación económica creativo para volver a dar trabajo a los trabajadores del sector artístico y cultural, así como para ayudar a la recuperación de las instituciones culturales.
  • Pone en marcha Council on Arts Revival with Equity (CARE), un consejo de trabajadores, defensores y líderes comunitarios del sector artístico y cultural que proporcionará asesoramiento y recomendaciones de forma continuada sobre cómo garantizar que la recuperación de la ciudad tenga en cuenta las necesidades de aquellos que trabajan en la economía creativa y que las ayudas se concedan de una forma diseñada para promocionar e incentivar la igualdad en las industrias creativas. 
  • Convierte a la ciudad de Nueva York en un lugar mejor para vivir y para trabajar para artistas y otros profesionales de las industrias de la cultura y del turismo, trabajando para diversificar nuestras instituciones artísticas y expandir nuestros programas Open Culture y Open Streets y proporcionar más oportunidades para los artistas que viven y trabajan en comunidades menos favorecidas para actuar y ser pagados por ese trabajo.

Maya comprende que la clave de nuestra recuperación económica y de nuestro progreso moral como ciudad depende de defender y satisfacer las necesidades de los latinos neoyorquinos. Este es el motivo por el que la congresista Nydia Velazquez, la asambleísta Nathalia Fernandez, el ex concejal James Vacca, el New York Working Families Party, Democracy for America, Make the Road, y muchas otras personas y organizaciones le han mostrado su apoyo.

Maya sabe y celebra el hecho de que, durante generaciones, las comunidades Latinas han sido la columna vertebral de la ciudad de Nueva York. Maya cree que es el momento de que su trabajo se reconozca y se respete. Es el momento de que los neoyorquinos altinos tengan una alcaldesa que defienda sus necesidades y tenga en cuenta sus opiniones.